Pautas y consejos para una reducción de peso saludable y efectiva

 

Pautas y consejos para una reducción de peso saludable y efectiva

Todos sabemos que para que nuestro cuerpo pueda llevar a cabo todas sus funciones vitales, debe obtener la energía a través de los alimentos.

Los alimentos son quienes nos brindan los nutrientes necesarios para mantener la vida. Una alimentación adecuada contribuye a mantener un buen estado de salud.

Un buen desayuno no engorda. Una cena excesiva si.

Pero cuando nuestra alimentación solo se rige por el deseo de gratificarnos, es probable que nos lleve a una mala elección, desde ya inadecuada para la salud, con excesos de alimentos o carencias de los nutrientes esenciales.

Superado el peso ideal, se nos presenta un nuevo reto: la manera de lograr una reducción del peso corporal.

Para poder reducir el peso corporal, lo primero a tener en cuenta será:

  1. Tomar conciencia del problema, comprendiendo cual es nuestro estado de salud actual.
  2. Ya concientizados, comenzar de a poco a cambiar los hábitos alimenticios inadecuados, adoptando formas de alimentación saludables y de ser necesario una dieta hipocalórica.
  3. Y por último incorporar una actividad física regular y periódica, siempre adecuada a nuestro estilo de vida.
“Debemos tener muy claro que las dos causas más frecuentes que provocan obesidad o sobrepeso son una dieta inadecuada y la falta de ejercicio físico”

Son estas las tres claves para lograr una reducción de peso de manera controlada y beneficiosa, sin correr riesgos para la salud.

La mejor forma de reducción de peso es aquella que es lenta, pero segura, y que nos permita una vez alcanzado el peso ideal mantenerlo en el tiempo y efecto rebote.

Cuando la alimentación sea variada, nutritiva, saludable y los cambios sean graduales, nos aseguraremos una efectiva pérdida de peso.

Las recomendaciones básicas para una reducción de peso saludable son:

  • Evitar los alimentos que contengan grasas saturadas y azúcares en exceso.
  • Consumir verduras y frutas frescas cada día.
  • Moderar el consumo de carnes rojas; preferir el pescado y las carnes blancas con bajo contenido graso.
  • Reducir el consumo de sal en las comidas, o si es posible evitarla, ya que los alimentos contienen sodio en su composición. No es necesaria la incorporación de sal.
  • Evitar las guarniciones de salsas, cremas y natas; preferir las de verduras, ensaladas, arroz o pasta.
  • No picar entre horas, y tampoco saltarse las comidas ya que ésto le genera más ansiedad y sodio .
  • Beber dos litros de agua al día, para así eliminar las toxinas acumuladas y no tener retención de líquidos.
  • No incorporar en la dieta azúcares refinados, dulces, bebidas alcohólicas, refrescos con azúcar, bebidas colas o gaseosas. No consumir bollería o pastelería industrial.
  • Eliminar por completo la comida rápida o basura; preferir la casera.
  • Consumir lácteos desnatados o descremados.
  • Preferir los alimentos integrales, por su alto contenido de fibras vegetales.
  • No abusar de fritos ni rebozados, y si es posible;evitarlos.
  • Comer lo justo y no repetir platos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *