La celiaquía o intolerancia al gluten

 

La celiaquía o intolerancia al gluten

La intolerancia al gluten es una enfermedad crónica la cual se caracteriza por una malabsorción de nutrientes por estar la mucosa del intestino delgado deteriorada. Si se lleva a cabo un correcto diagnóstico, se pueden evitar muchos síntomas y complicaciones.

 

La celiaquía o intolerancia al gluten es una hipersensibilidad crónica a una proteína presente en algunos alimentos como los cereales. Se estima que tiene una prevalencia de un 1 % de la población y es más frecuente en mujeres que en hombres.

En nuestro país, alrededor de 500.000 personas podrían estar afectadas y las cifras aumentan cada año. Uno de los problemas más importantes es que aproximadamente el 75 % de las personas afectadas no han sido diagnosticadas correctamente.

Esta intolerancia al gluten se da en personas que presentan genes que hacen que estén dispuestos a padecerla. Se caracteriza por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado. Esto hace que la absorción de los macro y micronutrientes esté afectada.

Se trata de una enfermedad, como hemos dicho, crónica y además, de carácter autoinmune. Esto quiere decir que es el propio sistema inmunitario el que ataca a las células como forma de protección.

La celiaquía o intolerancia al gluten

¿Cuál es la causa de la aparición de la intolerancia al gluten?

Mujer rechazando pan
La celiaquía se desarrolla como consecuencia de una predisposición genética combinada con factores ambientales.

No existe una única causa responsable del desarrollo de la intolerancia al gluten. Es una combinación de factores lo que hace que la intolerancia aparezca.

Una predisposición genética, ciertas anomalías estructurales en el intestino delgado y una dieta con gluten son ejemplos de los factores predisponentes al desarrollo a la intolerancia al gluten.

Por todo lo mencionado, podemos decir que se trata de una enfermedad intestinal que surge en personas genéticamente susceptibles. Estas personas tienen una intolerancia para digerir una proteína presente en el gluten, la gliadina.

Cuando estas personas comen alimentos con gluten, su intestino delgado reacciona y se inflama. Cuando esto ocurre, el intestino tiene dificultad para absorber los nutrientes de los alimentos necesarios.

Diagnóstico

El diagnóstico de la intolerancia al gluten no es sencillo. Esto se debe a que hasta hace no mucho tiempo solo se diagnosticaba si había síntomas clínicos claros y esta enfermedad tiene una amplia variedad de síntomas que pueden atribuirse a otras enfermedades.

Sin embargo, según algunos expertos, aunque no existan síntomas, es posible detectar la enfermedad si se tiene sospecha de ella, bien sea por familiares que sean intolerantes o por otras razones. Para ello, se realizan serologías, tests genéticos o una histología.

Por otra parte, en la actualidad, también se hacen pruebas diagnósticas clínicas como analíticas de sangre que incluyen marcadores serológicos de la enfermedad celíaca. Estos marcadores son anticuerpos como:

  • Antitransglutaminasa tisular.
  • Antiendomisio.

Síntomas de la intolerancia al gluten

Hombre con recreación de su aparato digestivo
Como consecuencia de la inflamación del intestino, aparecen síntomas asociados y malabsorción de nutrientes.

Si una persona intolerante al gluten ingiere algún alimento que lo contenga, creará una respuesta autoinmune que provocará unainflamación y deterioro de la mucosa del intestino delgado. Así, se suelen presentar, entre otros, los siguientes síntomas:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarreas.
  • Bajo peso.
  • Problemas de crecimiento.

En el caso de los adultos, la mayoría de los casos tiene una sintomatología más discreta con síntomas como ligeras diarreas, pérdida de peso, anemia o, en el 10 % de los casos, estreñimiento.

Como el intestino delgado no es capaz de absorber los nutrientes necesarios, se produce una malabsorción intestinal. Debido a ella, se pueden presentar otros síntomas como los hematomas o sangrado nasal.

A su vez, es normal que el paciente tenga cansancio o sufra picores en la piel, llegando a desarrollar dermatitis herpetiforme e incluso tener pérdida de cabello.

Además, también aparecen úlceras en la boca y las mujeres suelen estar ausentes de la menstruación. También es común padecer calambres musculares o tener intolerancia a otros nutrientes como puede ser la lactosa.

 

¿Es posible la celiaquía sin síntomas?

Hay que tener en cuenta que no todos los pacientes que son intolerantes al gluten presentan los síntomas mencionados, ya que hay algunas personas que no presentan ningún síntoma.

En estos casos, nos podemos preguntar cómo es posible que estén diagnosticadas de esta enfermedad si no presentan síntomas.

La explicación la hallamos en que la intolerancia al gluten es una enfermedad en la que existe una predisposición genética, y para su diagnóstico, como hemos visto, se realiza un análisis de sangre con marcadores de la enfermedad. Sin embargo, sí se puede observar deterioro intestinal tras una biopsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *