Practicos trucos de cocina para intolerantes a la lactosa

 

Practicos trucos de cocina para intolerantes a la lactosa

cocinar-sin-lactosa

1- La leche sin lactosa es el mejor aliado para sustituir la leche normal en cualquier receta.

No obstante, algunas personas tienen un grado de intolerancia tan alto que no pueden digerir tampoco la leche sin lactosa. En estos casos puedes sustituirla por bebidas vegetales. El tipo de bebida vegetal a usar va a depender de los resultados que quieras obtener y de cuáles sean tus sabores favoritos.

Por ejemplo, para muchos postres la bebida de coco es la más adecuada porque su gusto casa muy bien con las masas de bizcochos y similares. La bebida de avena también puede ser adecuada por su gusto dulce, pero para cocinar salsas tal vez se prefiera la bebida de soja sin azúcar para que ofrezca un gusto un poco más neutro.

2-Si eres amante de la leche en polvo para tus recetas de cocina…

… no te preocupes, aunque no la encuentres en la mayoría de los supermercados hay leche en polvo sin lactosa y también bebidas vegetales en polvo (avena, soja…). Solo tienes que buscarlas en Internet si no tienes cerca una tienda en la que las vendan.

3-Si preparas postres con bebidas vegetales como la avena o el coco pon un poco menos de azúcar de lo indicado en la receta original.

Estas bebidas tienen un gusto muy dulce y pueden influir en el sabor final.

4- Que no te engañen, un producto bajo en grasa no es un producto sin lactosa.

La leche desnatada tiene la misma lactosa que la leche entera por mucho que algunos intenten venderlo de diferente manera. Por eso, si quieres que tu café te siente bien usa leche sin lactosa, la cual también puede ser descremada, o apuesta por las bebidas vegetales.

5-La mantequilla es un ingrediente básico en muchos platos.

Hoy, puedes comprar mantequilla sin lactosa en casi todos los supermercados pero si no la encuentras en tu zona y sin embargo sí encuentras nata sin lactosa, puedes hacer tu propia mantequilla casera batiendo la nata hasta separar el suero de la mantequilla.

Es un poco trabajoso hacerlo, pero el resultado merece la pena ya que la mantequilla resultante es muy sabrosa y podrás emplearla para todos tus postres. El suero también se puede usar para cocinar, pero si no tienes ningún plato en el que se te ocurra emplearlo, debes de saber que es un gran aliado para el cutis y que nuestras abuelas se lavaban la cara con él para conseguir suavidad en la piel.

6-En último caso recuerda que la mantequilla puede sustituirse por aceite de girasol, si quieres un sabor suave, o de oliva, si prefieres un sabor fuerte.

7-Lee todas las etiquetas antes de preparar un plato.

Hay alimentos que, realizados de manera natural, no llevarían lactosa, pero sí la llevan en sus preparaciones industriales. Un buen ejemplo son las patatas fritas: algunas marcas les añaden lactosa como conservante haciendo que no sean aptas para los intolerantes.

8-La crema de leche es un ingrediente que es complicado encontrar sin lactosa en los supermercados.

Por eso, lo mejor es sustituirlo por leche sin lactosa que se puede espesar un poco añadiendo o bien leche en polvo sin lactosa o bien un poco de harina maicena. De esta manera se le dará a la leche la textura adecuada.

9-Cualquier producto vegano es apto para un intolerante a la lactosa ya que los veganos no consumen nada derivado de los animales, lo cual incluye la leche.

Si ves que tiene la etiqueta identificativa como tal, puedes tomarlo con confianza. No confundas vegano con vegetariano, ya que hay personas vegetarianas que sí toman leche o huevos.

10-Si comes fuera, ante la duda lleva siempre pastillas de lactasa.

La lactosa puede estar oculta en cualquier alimento: fiambres, tortillas de patata con un chorrito de leche, salsas que llevan nata… Para evitar tener que preguntar a cada momento qué es lo que lleva cada plato, lo mejor es tener con uno las pastillas de lactasa y tomarlas. Recuerda que para que sean efectivas debes de saber qué poder tienen, ya que no todas son iguales.

Y por último, no podemos dejar de mencionarte que el uso de probióticos es beneficioso para la población en general, pero existen grupos en concreto, en los que el uso de estas bacterias beneficiosas se hace especialmente recomendable, como es el caso de los intolerantes a la lactosa, al gluten o con alergia a cualquier alimento, ya que estas personas suelen sufrir molestias digestivas y desequilibrios en su microbiota, conllevando desequilibrios en su flora intestinal, gases, diarrea, hinchazón o malestar, de ahí que el consumo de probióticos sea muy recomendable, como es el caso del uso de FLORA DIEZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *